Coser punto es fantástico, a mi me encanta. Son prendas cómodas de llevar y lavar, casi no se planchan, son rápidas de coser porque te ahorras pinzas, aberturas y sobrehilados. Acertar la talla es más fácil y no hay que modificar tanto el patrón para que se amolde a tu cuerpo porque tienes a favor la elasticidad del tejido. Me atrevo a decir incluso que son las prendas favoritas de los niños.

El problema es que cuando hablamos de punto incluimos en este grupo un montón de géneros distintos que tienen características muy diferentes y esto hace que si no lo eliges bien tu proyecto se arruine. De igual manera que en una prenda de tela plana, en tela de punto hay que entender las características para las que el patrón está diseñado y elegir una que se ajuste a ellas.

Una de las características principales de las telas de punto es la elasticidad y este valor nos permite ordenar los puntos en diferentes grupos.

¿Quieres saber como medirla de forma fácil?

¿Cómo mido la elasticidad con una regla o cinta métrica?

Cuando compras telas en tiendas on-line es habitual que entre las características descritas en la web se te facilite la elasticidad, pero en las tiendas físicas este dato brilla por su ausencia y rara vez encontrarás un vendedor que sepa medirla.

En general la máxima elasticidad se encuentra en el contrahilo (en horizontal, de orillo a orillo) aunque es necesario mediarla siempre en ambas direcciones (horizontal/vertical, contrahilo/hilo). Veremos que algunos tejidos son sólo elásticos en una de las direcciones y otros lo son en ambas (bielásticos), es lo que en inglés se llama 2-way stretch y 4-way strech, respectivamente.

El proceso es muy simple: sólo necesitas una regla o cinta métrica o cualquier cosa que tenga marcar equidistantes (serviría incluso un mantel a cuadros, pero si está numerado como en una regla o una cinta métrica resulta mucho más cómodo).

La elasticidad la puedes medir de una muestra de tela o de la tela entera, aquí usaremos un retal. Sigue los siguientes pasos para medirla en centímetros:

  1. Dobla la tela por la mitad horizontalmente.
  2. Coloca dos alfileres en vertical separados entre si 10 cm. (no los coloques en el orillo de la tela, sepáralos del borde).
  3. Sujeta con la mano izquierda la tela con el alfiler de la izquierda encima del zero.
  4. Coge con la derecha la tela con el alfiler de la derecha y tira de ella en horizontal.
  5. Anota el porcentaje de elasticidad. Fíjate: si la tela llega a 11cm. significa que ha aumentado 1 respecto a los 10 iniciales, esto es un 10%. Si la tela llega a 12cm. significa que ha aumentado 2 cm., un 20%. Y así sucesivamente hasta llegar a la marca de 20 cm. que significa que tu tela tiene un 100% de elasticidad.

Colocamos 2 alfileres separados por 10 cm, los sujetamos con ambas manos.

Tiramos ahora de la tela con la mano derecha, mantenemos la mano derecha fija (la tela se ha ESTIRADO 4 cm. Tiene una elasticidad del 40% al contrahilo).

Repetimos el proceso en la dirección perpendicular.

La tela en esta dirección ha ESTIRADO 3 cm. Tiene una elasticidad del 30% en esta dirección -al hilo-.

¡ATENCIÓN! Realizar esta medición en pulgadas es igualmente muy sencillo. Sigue los pasos anteriores pero en el paso 2 coloca los alfileres entre el 0 y la marca de los 5”. En el paso 4 si la tela llega a 5’5” es un 10% de elasticidad, 6” un 20%, hasya 10” que es un 100%.

En resumen, si la tela llega a….

11cm. o 5.5” tenemos un 10% de elasticidad

12 cm. o 6” tenemos un 20% de elasticidad

13 cm. o 6.6” tenemos un 30% de elasticidad

14 cm. o 7” tenemos un 40% de elasticidad

15 cm. o 7.5” tenemos un 50% de elasticidad

16 cm. o 8” tenemos un 60% de elasticidad

17 cm. o 8.5” tenemos un 70% de elasticidad

18 cm. o 9” tenemos un 80% de elasticidad

19 cm. o 9.5” tenemos un 90% de elasticidad

20 cm. o 10” tenemos un 100% de elasticidad

¿Cómo mido la elasticidad con un calibre?

Para medir esta característica nos hace falta un calibre. Inscríbete a la NEWSLETTER para recibirla en tu bandeja de entrada (si ya eres suscriptora lo tienes adjunto a la Newsletter de Diciembre).

Con el calibre todavía resulta más fácil medir la elasticidad de la tela porque te facilito los porcentajes ya escritos y no tendrás ni que pensar. Los pasos son los mismos que antes.

Coloco alfileres entre el 0 y el 10 (cuando tengas práctica ya no te harán falta).

Mantén fijo el alfiler de la izquierda en el punto A. Tira del alfiler del punto B hasta el máximo. La tela tiene un 40% de elasticidad en el contrahilo.

Repetimos el proceso en la dirección perpendicular.

Al estirar el alfiler de la derecha vemos que tenemos una elasticidad el 30% al hilo.

¿Qué es la recuperación?

Es otra característica muy importantes de las telas de punto. Se refiere a la capacidad del tejido de recuperar la longitud inicial después de una deformación o estiramiento. En las telas con poca recuperación la prenda tiende a dar de si durante el uso, a perder la forma original, a colgar.

¿Cómo mido la recuperación?

Es más simple que medir la elasticidad. Después de estirar la tela como se describe arriba, sin mover la tela y el alfiler de la mano izquierda soltamos y observamos si el alfiler de la derecha vuelve a la marca inicial. o no. Es preferible que las telas tengan una buena recuperación (también se la llama resilencia).

Tipos de tela según la elasticidad

Según su elasticidad las telas de punto pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Puntos estables. 0-25% Tienen muy poca elasticidad. Trátalos como si fueran tela plana, son necesarios patrones con holgura. Ejemplos: algunas sudaderas perchadas (felpa), punto roma, ciertos neoprenos.
  • Puntos de elasticidad moderada. 26-50% Los más habituales. Ejemplos: interlock, punto de camiseta, punto de tricot.
  • Puntos elásticos. 51-75% Ejemplos: punto de terciopelo, sudadera de verano, punto de viscosa.
  • Puntos súper elásticos. 76-100% Son adecuados para ropa deportiva, ropa de baño, ropa interior. Ejemplos: lycra de baño, tul elástico, tela de puño.

Consejos

Usa la tela que el patrón recomienda. Comprueba la elasticidad de tus telas en ambas direcciones y elige la que se ajuste a las características recomendadas por el diseñador.

Corta las piezas del patrón colocando la máxima elasticidad siempre a lo ancho del cuerpo.

No mezcles telas con diferentes elasticidades si eres principiante, déjalo para cuando tengas más experiencia.

Prelava las telas. Si no sabes cómo lee el artículo que escribí para ti: ¿Prelavar las telas? Las 5 cosas que necesitas saber.