¿Hay que lavar las telas antes de coserlas? ¿Todas? ¿Porqué? ¿Cómo? ¿Las de punto también?

Estas son algunas de las preguntas que me hacéis a menudo tanto en persona como en mensajes privados de todo tipo así que me he decidido a poner por escrito la respuesta a estas cuestiones y los porqués. Después tú tomas tus decisiones oportunas pero creo que es necesario conocer de antemano las ventajas y desventajas de hacer una cosa u otra.

Creo que no sorprendo a nadie si os adelanto que mi respuesta es: “rotundamente SI”, siempre.

¿Porqué hay que pre-lavar?

En primer lugar para eliminar todo rastro de suciedad y productos químicos de la ropa. Si compras en mercados callejeros no tienes ni idea de dónde ha estado almacenada esa tela y por qué manos ha pasado. Incluso las telas compradas en tiendas hacen largos recorridos en palés y a menudo llegan sucias y/o mojadas del mayorista. Quedan además restos de los productos químicos y apresto que el fabricante añade para que tenga mejor presencia la tela.

Para evitar desteñidos. No hay que olvidar tampoco los tintes, es preferible que la tela pierda parte del color antes de dedicarle horas de costura y que, en caso de usar otras telas o adornos en esa prenda (bieses, vivos, puntillas, boata…), no se nos mezclen los colores.

Por otro lado, y más importante, es que casi todas las telas encogen al lavarlas, sobretodo en el primer lavado. Suelen encoger a lo largo más que a lo ancho así que puedes encontrarte con la sorpresa que la prenda es corta de mangas y de cuerpo después de pasar por la lavadora por primera vez. Piensa que el índice de encogido puede ser incluso del 8% en una tela de sudadera de algodón con elastano, así que en el cuerpo de un top de mujer la prenda puede llegar a ser 4,5 cm. más corta si no la has prelavado. Otro problema es que como encogen de forma distinta si una prenda incorpora diferentes tejidos podemos descubrir un gran desastre en el primer lavado.

¡Atención!: Recuerda lavar no sólo todas las telas si no también los complementos. Únicamente te recomiendo que no laves las telas si la pieza terminada no va a ser lavada (como en un bolso, un muñeco o un neceser) o en aquella que sepas que sólo se lavarán en seco (como una americana o alguna prenda con pelo natural o sintético).

¿Cómo hago el prelavado?

Por regla general prelava y seca la tela tal y como vas a lavar y secar la prenda ya terminada. Sigue las instrucciones del fabricante/vendedor. Por ejemplo: si soléis lavar con agua a 30 grados y usáis a continuación la secadora aplica las mismas condiciones en el prelavado. Si se trata de una tela de seda y sabes que el top en el que se convierta se lavará siempre a mano y con jabón especial el prelavado será en este caso a mano y con el jabón para prendas delicadas.

No lo olvides: Si sospechas que puede desteñir (remoja un trozo de la tela en agua caliente para asegurarte o presiona un retal de tela mojado en un papel blanco) puedes probar algún truco casero para fijar el color (sal, ácido bórico, vinagre, etc.) u otro producto específico de droguería y/o poner en la lavadora toallitas atrapacolores (como estas), en muchos supermercados las tienen de marca blanca y son muy baratas.

Todas las tiendas te dan información de lavado algunas incluso te indican el porcentaje que va a encoger el tejido.

 ¿Cuando la lavo?

A mi lo que me funciona es meter las telas que he comprado en el cubo de la ropa sucia justo al llegar a casa. De esta forma las lavo, tiendo y plancho antes de ser almacenadas en el cuarto de costura y están listas para cualquier costura improvisada que me da. Este es un consejo personal, soy una costurera algo impulsiva y cuando veo que voy a tener un momento para coser me tiro en plancha.

Yo lavo las telas al llegar a casa, después las seco, plancho, doblo y almaceno en el cuarto de costura.

 ¿Y el punto?

También hay que prelavar. El punto tiene el inconveniente que pierde cuerpo al lavar y los bordes se enrollan muchísimo así que mucha gente evita el prelavado pero es una equivocación.

Truco: aplica almidón a la tela de punto y plánchala. Lo puedes preparar en casa o comprar un producto ya listo (tipo Toke). Lo encontrarás en droguerías y en la sección de lavado de ropa en los supermercados. Sigue las indicaciones del fabricante.

¡Atención! No cuelgues nunca el punto cuando está húmedo porque se deforma, lo vas a notar mucho en tejidos con rayas y cuadros. Es mejor que lo dejes secar en una superficie plana.

La tela de punto al ser lavada se enrolla en los márgenes.

¿Y el punto orgánico?

Como te comentaba anteriormente debes seguir las indicaciones de la tienda que te ha vendido la tela. Sobretodo las tiendas on-line dan mucha información del producto. Si no aparece esta información en la web no te cortes y pregunta. De todas formas por regla general los tintes orgánicos no están bien fijados a la tela, para ello debes lavarla con agua caliente la primera vez (a 40 grados), si por miedo y pensando que es una tela delicada la lavas a mano en agua fría te vas a encontrar con una sorpresa muy desagradable.

A la izquierda tela salpicada con agua fría, en el centro retales sumergidos en agua fría, a la derecha tela lavada en la lavadora en agua fría.

La tela salpicada con agua fría de cerca. El tinte negro se corre creando una aureola alrededor del perro.

Espero que toda información os haya resultado útil. Si todavía te ha quedado alguna duda soy todo oídos :)