En verano decidimos montarle a la mayor un rincón de estudio porque ya empezaba a tener más tareas del colegio y hasta entonces hacía los deberes en la cocina. Ya tiene 9 años y necesita un poco de concentración así que compramos un pequeño escritorio (MICKE), una silla con ruedas (lo siento, no la encuentro en el catálogo) y una luz (FUBBLA), todo de IKEA en tonos blanco y verde agua.

Me pareció un conjunto ideal: compacto, práctico, duradero y luminoso. Pero la preciosa combinación blanco/verde agua empezó a dar problemas enseguida. Mi hija pone los pies en la silla, se lleva fruta cuando hace los deberes, su hermana ha “atacad0” la tapicería con rotulador un par de veces, el mediano hace manualidades encima del asiento….. Con la madera y el metal no hay problema, se soluciona con una bayeta húmeda pero la tapicería….. Juzgad vosotras mismas.

¡Y lo compramos en verano! En fin… vi un vídeo de Nairam Kitty en el que tapiza una silla parecida con tela jersey que me encantó pero quería algo más fácil de poner y quitar para poder lavarlo. A continuación os pongo la foto de mi “prototipo” en una tela cualquiera que tenía por casa.

La idea es coser una funda con elástico (tipo gorro de ducha) que se pueda poner y quitar rápidamente para poder lavarla. Elegí para el proyecto definitivo una loneta de algodón que me regalaron de Japón, es de Anpanman que son unos cómics con mucho éxito allí.

El patrón lo hice directamente con la tela encima del maníquí, o en este caso encima de la silla. Es bien fácil, no tengo las fotos paso a paso pero creo que unas pequeñas explicaciones lo podéis replicar. En la foto de arriba veréis que hay un círculo achatado grande que corresponde al asiento y el pequeño al respaldo, hay además dos bandas largas que son la parte que queda detrás fruncida con el elástico. Seguí los siguientes pasos:

  • Coloqué un retal de tela encima del asiento y del respaldo muy tensos y sujetados con alfileres.
  • Con un bolígrafo marqué la zona de la costura que tienen ambas partes (alrededor).
  • Lo saqué, añadí un centímetro de margen de costura. Lo doblé por la mitad en vertical para asegurarme que ambas piezas eran simétricas. Recorté.
  • La parte que ajusta, como se ve en la foto de arriba, es una banda de tela de 8 cm. de ancho por el largo que necesita cada pieza (el perímetro de las formas más 2 cm. de margen de costura.
  • Cerré con un pespunte el lado corto de cada rectángulo y cosí cada uno a su pieza principal. Cosí una jareta suficiente para meter un elástico de 1 cm. de ancho. Pasé los elásticos con una aguja imperdible.
  • Lo probé en la silla, ajusté el largo de la goma para que quedara bien apretado pero se pudiera sacar sin problema.
  • Saqué los prototipos, los descosí por completo, los planché y usé de patrones con la tela definitiva y coserlos.
  • ¡Listo!

En esta foto se ve donde está la costura, justo en el margen. Allí es donde yo dibujé con el bolígrafo la forma que debían tener las piezas.

Y aquí está. Una costura mucho más rápida de lo que pudiera parecer, fueron un par de horas bien aprovechadas. El pequeño despacho de la mayor ya no es en tonos pastel pero ahora sí resulta todo terreno ;)