¿Qué haces cuando recibes un e-mail de Rachael de Imagine Gnats preguntándote si te apetece probar un patrón de mujer que sacará a la venta muy pronto? Lo primero responder que si, lo segundo mirar tu agenda a ver si encuentras un agujero para coserla ;)

Me alegra mucho haber aceptado la propuesta. Siempre necesito excusas para coser para mi porque los proyectos de los pequeños de la casa siempre terminan pareciéndome prioritarios. La Alder Skirt va a salir a la venta la próxima semana y va a haber una versión para niña (habéis visto la publicación de Naii?). Es una falda acampanada que se construye a base de piezas verticales e incorpora unos bolsillos muy divertidos en los laterales, además de tener pinzas delante y detrás lleva elástico en la cinturilla así que como os podéis imaginar es súper cómoda de llevar.

Los bolsillos tienen mucha gracia, quedan medio abiertos y me parece que es un modelo ideal además para cualquier figura. Me ha sorprendido que el patrón vienen en un rango muy grande de tallas (de la talla 2 a la 22 americanas), yo me he hecho la 6 y me va perfecta. Le veo muchas posibilidades a esta prenda, me la imagino en una tela lisa con los pespuntes con hilo a contraste o con un vivo en las costuras para realzar las divertidas costuras de construcción. El único cambio que le haría sería sustituir el pliegue central delantero por un fruncido que creo que puede resultar más favorecedor.

Esta tela de flores no es para nada mi estilo. La compré en Santiago de Compostela hace 3 años en un viaje de trabajo, pasé por delante de una tienda y me la tuve que llevar pero hasta ahora no había sabido donde usarla. Reconozco que no me entusiasmaba este estampado mientras iba cosiendo pero hoy me la he puesto para ir al trabajo y me ha convencido al 100%.

Qué complicado hacer posturitas e intentar hacer fotografías decentes cuando tienes a dos monstruos pasando una y otra vez por delante de la cámara. El Sr. D además de tomar las fotos según mis indicaciones (soy un poco cascarrabias en este tema) tuvo que “pescar” al niño de la piscina, Indi ya tenía ambos pies dentro y se mojó hasta la rodilla, sandalias incluidas.