A mi me ha ocurrido en más de una ocasión, de hecho no creo que pueda contarlo con los dedos de las manos. Ves una tela y te enamoras, la compras sin pensar, te llega a casa y la admiras, entonces no te atreves a cortarla y la guardas como un tesoro. ¿Te suena? Vi […]