Creo que nunca os había comentado a que me dedico: soy restauradora de arte. En mi tiempo libre nunca hago nada que tenga que ver con mi trabajo: no restauro muebles ni no pinto cuadros ni nada por el estilo, a mi lo que me relaja es coser, pero esta temporada me está tocando restaurar.

Este verano, al haber aumentado la familia nos hemos tenido que trasladar de dormitorio en casa de mi abuela y hemos ocupado un cuarto que no usaba nadie y estaba lleno de trastos. Hemos tenido mucho trabajo pero nos está quedando muy bien.

Primero lo vaciamos, rascamos la pintura descascarillada de las paredes, aplicamos imprimación en paredes y techo y pintamos de blanco. Esmaltamos este cabecero metálico de Ikea de color azul, colgamos cortinas y nos instalamos. Ahora me estoy dedicando a recuperar muebles viejos que he encontrado en lo que fueron las cuadras y los estoy “actualizando”. A ver qué os parece el cambio…

antes y después del armario
Le he dedicado cinco días (bueno, en realidad un par de horas cada mañana) y unos 20€. Os apetece saber cómo se hace?

el material necesario

Material necesario:

  • Esmalte sintético.
  • Aguarrás
  • Papel de lija
  • Un rodillo de espuma pequeño, pincel, bandeja de pintor
  • Cinta de carrocero
  • Guantes y papel o plástico para proteger el suelo

Procedimiento:

  1. Lo mejor es que os asesoréis en la tienda donde compréis la pintura. En mi caso el armario estaba ya pintado y la pintura vieja estaba en buen estado y sin descascarillar así que no le hacía falta ningún tipo de imprimación, lo lijé un poco para asegurarme que el nuevo esmalte se iba a adherir perfectamente. Después se pasa un paño ligeramente húmedo para eliminar el polvo que hemos hecho al lijar.
  2. Con la cinta de carrocero se tapa todo aquello que no se desea pintar: bisagras, pomos, cristales, etc. En los casos en los que se pueda es mejor desmontarlos y volver a montarlos al final.
  3. Se aplica el esmalte con el pincel en los rincones y zonas en las que el rodillo no llega.
  4. Se aplica el esmalte con el rodillo, una capa fina para que no haga goterones.
  5. Aplicamos la segunda capa (normalmente hay que esperar 24h entre capa y capa).
  6. Quitamos la cinta de carrocero y montamos las piezas que desmontamos al principio.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: 1. antes de empezar 2. se ha colocado la cinta de carrocero y han esmaltado los rincones con un pincel 3. el armario con dos capas de esmalte 4. proceso de decoración de las puertas

Cuando vi el armario todo azul me pareció súper soso porque es liso y no tiene ninguna gracia así que decidí darle un aire “marinero” al fin y al cabo es un armario de una habitación en la Costa Brava y lo vamos a usar en verano.

Yo quería hacer unos bocetos a mano para decidir el diseño pero el Sr. D me hizo esta preciosidad en Ilustrator.

Las propuestas para decorar las puertas del armario ropero.

Después de someter los diseños a votación familiar elegí el que me gustaba a mi desde el principio ;) ( el número 3, arriba a la derecha).

Procedimiento para la decoración:

Para las líneas horizontales de la puerta derecha simplemente coloqué cinta de carrocero gruesa (de 5 cm.) de forma paralela con la ayuda de una cinta métrica separando cada tira 5 cm. a modo de reserva. Se cubre la parte que va a quedar del color del fondo y e deja sin cinta las zonas a pintar.

Izquierda: colocamos la cinta de carrocero paralelamente creando lineas horizontales. Derecha: aplicamos dos capas de esmalte.

Para el ancla e la puerta izquierda habría sido genial tener un cacharro de estos que corta diseños que haces en el ordenador en un papel adhesivo (la silhouette) pero de eso no tiene mi abuela. Optamos por una solución casera:

  • Se imprime el diseño en hojas DIN A4, si son más grandes que una página se pegan entre si con cinta adhesiva, se recorta el ancla y presenta en el mueble con unas puntas de cinta adhesiva.
  • Cuando tenemos claro que nos gusta el diseño elegido, el tamaño y la situación colocamos encima un rectángulo mayor que el dibujo de lámina autoadhesiva de esas de forrar libros. En casa no había así que hice el rectángulo a base de trozos de cinta de embalar colocadas horizontalmente y superpuestas 1 cm.
  • Con un cutter se recorta el diseño y se retira. Ahora tenemos un rectángulo del armario cubierto con una zona en el centro en forma de ancla (es una especie de stencil casero).
  • Se aplica el esmalte tal y como lo recomienda el fabricante (dos capas finas, igual que para el fondo).
  • Se retira la cinta con cuidado.
  • A veces hay que repasar un poco los bordes si no han quedado perfectos con un pincel pequeño.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: 1. se recorta el diseño y se retira 2. aplicamos dos capas de esmalte 3. y 4. retiramos la lámina adhesiva

¡Voila! Armario nuevo. Ahora estoy trabajando en las mesillas de noche.

PD: Perdonad la calidad de las fotos -había muy poca luz- y mi look desaliñado, la próxima vez que haga un tutorial prometo ir a la peluquería a hacerme un “moñazo” y la manicura francesa ;)