La última vez que pintamos el dormitorio principal quedo la zona del armario sin pintar (era armario gigante e imposible de mover). Ahora, al cambiar de armario nos encontramos una gran laguna blanca que había que unificar con el resto. Este tipo de “trabajillos” se hacen el fin de semana pero….. ¿Qué haces cuando tienes niños?

  1. Quedarse en casa, poniéndonos todos súper nerviosos e intentando que la princesa no toque la pintura, no toque los rodillos, no pise el papel protector, …
  2. Quedarse en casa pero manteniendo a la fauna alejada de la habitación en cuestión con cuentos, juegos, títeres.
  3. Dejar al Sr. D pintando en casa y llevando a la princesa al parque, a pasear, a merendar algo especial, a comprarla algo que le guste, …
  4. Mandar a los niños a casa de los abuelos o de unos amigos hasta que la habitación esté pintada y seca.
  5. Participar toda la familia y convertirlo en un juego.

Bien, nosotros optamos por la última opción. El Sr. D y la pequeña A enfundados en ropa vieja, el primero con un rodillo, la segunda con un pincel “especial”, mamá dirigiendo el progreso de la pintura.

¿No os parece una buena manera de pasar un sábado por la mañana? Lo pasamos genial y mi hija quiere ver las fotos del proceso una y otra vez, le encantó que le dejáramos participar en algo de mayores. Ya sé que no es precisamente una “manualidad” para niños pero está bien que los dejemos hacer cosas de adultos, les gusta ayudar y les gusta ser útiles a su manera.

No hace falta que os diga que al terminar el trabajo el Sr. D y la pequeña A se fueron directos a la ducha y sus monos de trabajo directos a la lavadora ;)